Es el tiempo perfecto para jugar VideoJuegos, y no deberías sentirte mal por eso.

Como es sabido, al rededor del mundo todos deberíamos estar en nuestras casas (mientras sea posible), para evitar adquirir o repartir más el virus. Muchas personas hablan de qué hacer en estos largos tiempos encerrados, y pues para nuestro interés personal, están los juegos de video.

Recientemente estuve leyendo un artículo que salió en el New York Times por Peter Suderman, pueden encontrarlo acá (está en inglés por cualquier cosa)

Parafraseando el artículo, básicamente él habla de que hace un tiempo estuvo desempleado, y se encontraba en casa solo y sin mucho que hacer, (aparte de buscar trabajo).

Principalmente ocupaba algo para tener la cabeza ocupada, para no volverse loco, y los recursos que poseía en ese entonces eran bastante limitados. ¿Qué hizo? Se puso a jugar videojuegos. Eso le ayudó a liberar tensión y estrés, le mejoró el animo y le ayudó en su relación con su novia.

Su consejo es: Juegue video juegos y no se sienta mal por eso!!

Si usted no se considera un jugador, puede pensar en los videojuegos como simples pérdidas de tiempo. Pero para aquellos atrapados en sus hogares, matar el tiempo es un problema real. Y en el mundo de los juegos de consola, 10 a 15 horas es una experiencia bastante corta. Algunos pueden tardar cientos de horas en completarse. Hay juegos en línea diseñados para jugar y reproducir durante miles de horas.

Pero los juegos son más que simples pérdidas de tiempo vacías. En períodos de dolor, aburrimiento o vacío personal, los videojuegos pueden servir como cuidados paliativos tanto para el cuerpo como para la mente.

Piense en los juegos como un plan de estímulo personal: no es una solución a largo plazo, no funcionará para todos y no resolverá los problemas subyacentes, pero puede proporcionar un alivio limitado y temporal para algunos.

Los videojuegos toman muchas formas, pero todos son esencialmente simulaciones. Y cuando el mundo real no está disponible temporalmente, una versión simulada podría ser lo que necesitamos.

Entre otras cosas, los videojuegos simulan el trabajo: incluso los juegos más simples dan a los jugadores tareas, objetivos, listas de cosas que tienen que hacer, problemas para resolver y una sensación de logro al finalizar. Y los juegos modernos más grandes ofrecen listas aparentemente interminables de misiones y objetivos, tareas y subtareas, sistemas para aprender y habilidades para dominar.

Un juego como el shooter en línea Destiny 2 ofrece cientos, si no miles, de horas de juego, exploración y estudio. Ambientado en un mundo de ciencia ficción intrincadamente diseñado, les encomienda a los jugadores eliminar oleada tras oleada de enemigos alienígenas. También los recompensa por comprender un complejo sistema de progresión de personajes que implica completar metas y objetivos cada vez más difíciles, a cambio de armas y armaduras más raras y más poderosas. En realidad, es posible que no logre nada después de un día dedicado a verificar misiones y reunir materiales virtuales, pero se sentirá como si lo hiciera.

Los críticos de juegos han notado la naturaleza funcional de muchos juegos modernos durante años, no siempre de manera favorable. Pero en un mundo de estadía masiva en el hogar, incluso la ilusión de logro es probablemente mejor que ninguna.

De hecho, la naturaleza particular de nuestra crisis actual hace que los videojuegos sean inusualmente relevantes de una manera diferente: lo que los videojuegos hacen mejor que cualquier otro medio es simular lugares.

Y para aquellos que están solos, los juegos también pueden servir como espacios sociales, campos virtuales de juego para aventuras cooperativas o concursos competitivos. Muchos de los juegos más populares de hoy son experiencias en línea que permiten a los jugadores interactuar con amigos y extraños, para forjar versiones digitales del mismo tipo de vínculos con los compañeros de equipo que pueden desarrollarse en el mundo real.

Si se es nuevo en esto, el costo de entrada es bastante bajo: hay miles de juegos de alta calidad disponibles para teléfonos, y muchos más disponibles para descargar directamente en computadoras.

Sí, los juegos son superficiales. Sí, son escapistas. Pero cuanto más tiempo el coronavirus mantenga aislada la vida social y la cultura, más necesitaremos superficialidad y escapismo.

Hay un límite, por supuesto, a lo que pueden hacer los videojuegos: no pueden servir como sustitutos a largo plazo de lugares reales, trabajo real o interacción humana real. Pero pueden darnos un simulacro de todas esas cosas en un momento en que las reales escasean, y ayudarnos hasta que el mundo que realmente necesitamos regrese.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: