Review: Peasant Knight

Debo decir que cuando me dieron Peasant Knight (El Caballero Plebeyo) para evaluarlo, me dió un poco de pereza. Pensé: ‘otro juego básico de plataformas con pixel art mediocre’; pero debo decir que una vez que lo empecé a jugar, cambié de opinión muy rápidamente. Si alguna enseñanza me dejó Peasant Knight es que no se puede juzgar un juego por su portada, a pesar de su apariencia humilde, este es un juego al que vale la pena darle la oportunidad.

En su apariencia Peasant Knight es un juego BASICO: el pixel art es simple, la música acompaña bien pero no resalta de ninguna forma, el juego principal son 80 pantallas (una después de la otra, sin subdivisiones ni agrupaciones por mundos), no hay evidencia de objetivos alternos ni coleccionables escondidos; simplemente se trata que llegar al final de la pantalla. Pero las cosas no son tan sencillas, detrás de esos ropajes de plebeyo yace una inesperada y resplandeciente coraza de complejidades difíciles de explicar a alguien que no las ha experimentado. Este juego está catalogado por su editorial Ratalaika Games dentro del género de Puzzle Platformer (salto de plataformas y resolución acertijos) sin embargo si tuviera que describir sus mecánicas subyacentes en un formato más libre diría que es una mezcla de: memorización de patrones, ritmo, coordinación motora, respuesta de reflejos rápida, exploración y resolución de acertijos ambientales. Además tiene modos de juego para uno y para múltiples jugadores.

Aprendamos a jugar: para moverte tienes que presionar, …nada. Se ataca con ningún botón y se bloquea de la misma forma. Además cada pantalla tiene un cronómetro, así que hay que llegar al final bastante rápido. Esto es porque el movimiento es automático, determinado por la dirección en la que está orientado el personaje y otros factores ambientales como: plataformas, elevadores, portales de teletransportación, elementos que te empujan para atrás o adelante y otros que invierten tu orientación y movimiento. Como jugador solo tienes dos acciones a ejecutar: un botón para detenerte y otro botón para saltar: es mediante la combinación de estas dos acciones, junto con la utilización de las plataformas, elevadores y etcéteras, que debes llegar al portal que marca el final de la pantalla dentro de un tiempo máximo determinado.

Parece fácil: presionar dos botones en una secuencia predeterminada para llevar a tu personaje hasta el portal; y así lo es, durante los primeros cinco minutos del juego. Lo que pasa es que la física del movimiento en este juego no se comporta como lo esperarías: para empezar puedes detener y reanudar tu movimiento en cualquier momento, incluso mientras saltas o caes por los aires, además el momentum que llevas afecta qué tan lejos saltas o donde caes, y ese momentum es diferente dependiendo de la distancia que recorriste antes de despegar los pies de la tierra. Estos ya son bastantes factores a considerar que determinan una secuencia específica, no solo en cuál botón presionar sino también en qué momento y durante cuánto tiempo deben mantenerse presionados. Si a esto agregamos que hay superficies sobre las que te mueves a diferentes velocidades, saltas a diferente altura o que no te permiten detenerte así como obstáculos que se activan a diferentes distancias, velocidades, duraciones y secuencias: te encuentras con un juego que tiene más en común con a Guitar Hero que con Super Mario Run. Presionar dos botones nunca fue tan complicado, dinámico y divertido. Y aunque es claro que Peasant Knight incluye mecánicas existentes en muchos otros juegos, personalmente no recuerdo haber jugado antes ninguno que las combinara de esta forma, y por esto lo siento diferente a cualquier otro dentro de este género.

Lo que hace a este juego tan especial en mi opinión es que desde el principio subvierte las pre-concepciones habituales para este tipo de juego con un set de mecánicas no tradicionales, pero, no conforme con eso, constantemente se enfrenta y reta las expectativas que él mismo creó en ti con las pantallas anteriores y te tira una bola curva tras otra que te dejan constantemente fuera de base. Esto quiere decir que, fuera de los tutoriales, la mayoría de las pantallas van a requerir múltiples intentos: primero para explorar y descubrir los patrones necesarios para  llegar al final y después para practicar y pulir la ejecución hasta poder coordinar las complejas secuencias de acciones con tiempos y ritmos perfectamente sincronizados. Este juego no es tan difícil como algunos de los famosos juegos de plataformas de precisión, pero adaptarse a sus constantes cambios requiere más de tu tiempo y concentración de lo que esperarías.

Ahora, si hay algo que realmente deslumbra en este juego es el diseño de las pantallas. Algo que yo le critico a muchos juegos de este tipo, y que Peasant Knight logra casi a la perfección, es que la curva de dificultad está muy bien balanceada: la introducción de nuevas mecánicas de juego y su recombinación para crear nuevos retos y evitar volverse repetitivo; cada pantalla se siente fresca y emocionante, e incluso muchas veces la estrategia que se practicó hasta la perfección en la pantalla anterior se convierte en un problema en la siguiente y hay que des-entrenar los reflejos para adoptar un nuevo patrón o ritmo, en algunos casos casi opuesto al anterior. Definitivamente hay que aplaudirle a 4AM Games, los desarrolladores de Peasant Knight, que hayan priorizado la experiencia del jugador por sobre otros aspectos mas visibles: y puede ser que a causa de esto sean menos las personas que se acerquen a probar el juego, pero se aseguran que los que sí lleguen a jugarlo lo disfruten y lo recomienden a otros; esta para mi es una mejor estrategia al largo plazo.

Yo encuentro en Peasant Knight un juego casual fresco y nuevo, sin ser radicalmente divergente, con una experiencia de juego muy bien diseñada y pulida, con gráficos y música que son adecuados para el tipo de juego que es, aunque se podrían mejorar. Aunque este juego no suene como algo que les interesaría, si tienen la oportunidad de probarlo, les recomiendo no dejarla pasar. No les voy a arruinar la sorpresa, pero me pareció muy ingeniosa la forma en que implementaron las pantallas donde se llevan a cabo los enfrentamientos con los Jefes.

Peasant Knight fue lanzado a mediados de marzo para: Nintendo Switch, PS4, PS Vita y Windows PC en Steam. Pronto lanzarán una versión para 3DS.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: